De Oporto a San Sebastián en dos semanas. Tercer día. Las playas del norte de Portugal

Playa, historia y gastronomía…¡el día perfecto!

Playa Alentejo
Playa Alentejo

En este tercer día de nuestro recorrido por el norte de la península, abandonaremos Oporto bien tempranito, ya que nuestro destino es la playa y ya se sabe que cuanto antes lleguemos, más horas tendremos de sol para disfrutar de ella!.

Las playas del norte de Portugal son alucinantes, de hecho, son de las mejores en las que he estado (y lo dice una mallorquina). Kilómetros de arena blanca sin construcciones a la vista, y libres de la masificación de las playas del sur (sobre todo las del Algarve). Por supuesto, hace viento, lo que las hace muy adecuadas para deportes acuáticos como el surf o el kitesurf, y la temperatura del mar no tiene nada que ver con la del Mediterráneo, pero todo esto se ve recompensado por el hecho de estar prácticamente solo disfrutando de una tranquilidad y unas vistas inmejorables. Como siempre, todo es cuestión de prioridades!

Alentejo
Alentejo

Os recomiendo cualquiera de las playas de la zona de Viana do Castelo, pero mi favorita es Praia Arda, a tan sólo 1 hora en coche de Oporto. También están genial Praia Da Amorosa o Praia de Moledo, todas en la misma zona.

Después de la playa y ya de camino al norte, os recomiendo pasar la noche en Baiona, ya al otro lado de la frontera, en la provincia de Pontevedra. Se trata de una ciudad medieval cuyos orígenes se remontan al siglo XIII y que además ostenta el título de ser el primer lugar que recibió la noticia del descubrimiento de América, ya que allí fue donde desembarcó Martín Alonso Pinzón en 1493 tras cruzar el Atlántico de vuelta.

Pero además de histórico, Baiona es un excelente destino gastronómico. Al caer la tarde, sus estrechas callejuelas se llenan de gente que, copita de Albariño en mano, sale a la caza de uno de los mejores y más frescos mariscos que se puedan encontrar en todo el país. Lo mejor es ir de bar en bar, probando pequeñas tapas sin llenarse demasiado, que no nos queremos marchar habiéndonos dejado manjares por degustar!

Así que ya sabéis, después de un gran día de relax en la playa, un paseo cultural por el caso histórico de Baiona, y una mini mariscada, no se puede pedir mucho más. Tan sólo unas cuantas horas de buen sueño, que mañana nos espera un viaje con acampada incluida a las impresionantes Islas Cíes.

Deja un comentario