De Oporto a San Sebastián en dos semanas. Quinto día. Cuidándonos en Orense

No se puede pedir más

¿Qué es lo que se nos viene a la cabeza cuando alguien nos menciona Orense? En mi caso, tengo que confesar que hasta hace poco, no podía responder gran cosa, ya que esta ciudad era para mí una completa desconocida. Sin embargo, en esta entrada descubriremos que Orense esconde decenas de motivos que justifican al menos una visita…cada vez que tengamos oportunidad!

Catedral Orense
Pórtico Catedral de Orense

Nos encontramos en el quinto día de nuestras dos semanas recorriendo el norte de España, y ayer nos acostamos bajo el manto de estrellas que cubre las maravillosas Islas Cíes. Todavía nos es posible aprovechar algunas horas sus espectaculares playas antes de poner rumbo a la península en uno de los últimos ferrys de la mañana. En cuanto al puerto, y dado que nos dirigimos hacia Orense, os recomiendo que toméis el barco que va hacia el de Vigo. Desde allí, y en poco más de una hora, estaremos en la bella Orense.

Como nos encontraremos en las horas centrales del día y el calor aprieta (no sé si sabíais que Orense, por su situación geográfica, alcanza algunas de las máximas más altas de toda la península), lo que os recomiendo es que os dirijáis sin demora a disfrutar de uno de los tesoros que nos reserva esta tierra, sus increíbles burgas o manantiales de aguas termales.

Termas Orense
Termas de Outariz

Para disfrutar de ellas, tenéis varias opciones, algunas gratuitas, como la Burga do Muiño, gran piscina termal al aire libre, situada junto al río Miño, y otras de pago. Nosotros optamos por la segunda opción y fuimos a las Termas Outariz, también al aire libre y junto al Miño, y donde por algo más de 5€ puedes realizar un circuito termal completo de 2 horas.

Con las pilas recargadas por la paz y la tranquilidad de este lugar único, nos dirigimos hacia el centro de la ciudad para dar un paseo por el casco antiguo, comenzando por donde lo habíamos dejado, por las Burgas. Para ello, vamos hasta los Jardines de las Burgas, donde podremos observar tres de estos manantiales declarados Conjunto Histórico Artístico en 1975. Pertenecientes a diferentes épocas, la más antigua es la Burga de arriba, del siglo XVII, aunque yo os recomiendo la Burga de Abaixo, del siglo XIX, donde además podréis ver una réplica de las cuatro aras romanas encontradas en la ciudad. Eso sí, ojo con las manos, por que estas aguas silicatadas de origen incierto (las hipótesis van desde un volcán subterráneo hasta la leyenda que cuenta que brotan de la capilla del Santo Cristo de la Catedral), manan a una temperatura de cerca de 70º C.

Catedral Orense
Catedral Orense

Dejamos las Burgas y nos acercamos a la Catedral de Orense, San Martín de Tours, un templo bellísimo construido entre los siglos XII y XIII y que, a diferencia de otras catedrales españolas, y a pesar de las múltiples alteraciones sufridas a lo largo de su más de ocho siglos de vida, ha sabido (o ha podido) conservar gran parte de la esencia y espiritualidad propias del románico. A pesar de ser el segundo edificio medieval más relevante de toda Galicia, detrás de la Catedral de Santiago (que por cierto visitaremos más adelante), su sencillez y pureza, así como la tranquilidad que se respira en su interior, la alejan de ésta y convierten su visita en una experiencia totalmente diferente a la del templo compostelano. Un consejo, no os perdáis su magníficos pórticos, especialmente el del Paraíso, inspirado en el Pórtico de la Gloria de Santiago.

Celso Emilio Ferreiro
Escultura a Celso Emilio Ferreiro

Ya sabéis que siempre que viajo a una ciudad, me gusta comprar algún libro de una figura literaria relevante de la misma. En esta ocasión la obra elegida pertenece a un gran poeta, Celso Emilio Ferreiro, y es Longa noite de pedra. Os la recomiendo si queréis comprender lo que le sucede al alma humana ante la falta de libertad.

Con la tarde ya avanzada, lo mejor que podemos hacer en Orense, es irnos de vinos. Gracias a que contábamos con un amigo allí, nosotros tuvimos gran parte del trabajo ya hecho, así que tan sólo tuvimos que seguirle para vivir una de las mejores experiencias gastronómicas de todo el viaje (y me quedo corta). Vinos excelentes, tapas para llorar, y un ambiente inmejorable convirtieron esta noche en algo muy especial, por lo que intentando no dejarme nada de esta gran experiencia (y teniendo en cuenta que mis capacidades mnemotécnicas estaban bastante reducidas por el vino), le pedí a mi amigo Mauro que me recordase los nombres de los sitios en los que habíamos estado. Su respuesta no tiene desperdicio, por lo que os la dejo aquí tal cual, deseándoos que disfrutéis como lo hicimos nosotros!


Antigua Adega do Emilio, actual A Adega: Uno de mis sitios favoritos -situado en el barrio de A Ponte-, famoso por ser uno de los mejores restaurantes de Ourense. A la buena comida, se une un emplazamiento inigualable, con un patio interior que parece sacado de otra época. Lo mejor: las cañas Estrella Galicia de bodega y las gambas al ajillo.

Porta da Aira: Otro clásico que no se debe dejar de visitar si se está de paso por Ourense. Situado en la zona de “Os Viños”, este pequeño local sirve unos de los mejores huevos rotos con jamón que haya probado. También es famoso por ofrecer una de las mejores cartas de vinos de la ciudad. Imprescindible: pincho de solomillo, pincho de queso del país, tabla de jamón de jabugo.


Pulpería Asador A Feira: Aunque se trata de un restaurante relativamente reciente (abrió hace un año aprox.), ya se ha convertido en un clásico del barrio de A Ponte. La mejor manera de disfrutar de un buen pulpo sin la incomodidad de estar en la feria propiamente dicha. Fundamental probar el pulpo a la brasa y los pimientos de Padrón, si estuviesen en temporada.


Porta da Pía: Uno de los locales más interesantes de la zona de los vinos, este local adyacente a un convento de monjas Clarisas, ofrece una gran variedad de platos, además de una oferta de vinos y cavas de lo más extensa. Lo mejor: no dejes de probar sus gin tonics después de una buena cena. Las noches de verano organiza actuaciones musicales en la terraza interior que gozan de cierta fama en el capital: jazz, bossa, etc. Seguramente no sean tan del agrado de sus vecinas, las Clarisas…


MiudiñoOtro clásico. Por el día cafetería con terraza; por la noche, pub de copas con música en directo.


AurienseLocal “enxebre” donde los haya, el Auriense es sitio de referencia para tomar la primera copa de la noche en un ambiente tranquilo y “cultural”. Keyword: licor café

Café LatinoCon perdón del Café Real, quizá la cafetería más famosa y más conocida de la ciudad; además de preparar uno de los mejores cafés expresos que se puedan tomar, el Latino ha acogido históricamente los mejores conciertos de Jazz de la capital. Su escenario ha visto actuar a grandes de la talla de Al di Meola, Ron Carter, etc.

Eso es todo, espero que hayáis disfrutado de este completísimo día en este gran descubrimiento de ciudad! Y mañana…camino a Santiago!

Deja un comentario