10 días en Manhattan. Octavo día: Columbus, Central Park y Broadway

The show must go on!

Buenos días viajeros y viajeras, estamos ya en la recta final de nuestro periplo neoyorquino y todavía nos quedan muchísimas experiencias por vivir y visitas de las que disfrutar en, así que lo mejor es que nos pongamos en marcha sin más preámbulos. Para la jornada de hoy, tenemos preparada una ruta por algunos de los hitos de la ciudad, es decir, aquellos puntos que uno espera encontrar en un viaje a Manhattan y sin los que cualquier visita a esta ciudad quedaría incompleta.
Octavo día: Columbus Circle, Lincoln Center for the Performing Arts, Dakota Building, Strawberry Fields, Central Park South y Broadway (teatros).
Columbus Circle
Time Warner Center en Columbus Circle

Comenzamos la mañana en Columbus Circle, un frenético cruce de caminos de 13.700 m2 entre la 8ª avenida, Broadway, Central Park Sur y Central Park Oeste, presidido por una escultura del viajero genovés sobre un obelisco de más de 23 metros de altura. Se trata del punto a partir del cual se toman las distancias oficiales en Nueva York (algo así como la Puerta del Sol en Madrid), y desde luego, uno de las intersecciones con más tráfico de toda Manhattan.

La inmensa rotonda, que formaba parte de un intenso plan de mejora de la circulación del tráfico en la ciudad, se finalizó en 1905, aunque la escultura central ya se encontraba allí desde 1892, cuando se comisionó al escultor italiano Gaetano Russo para conmemorar el 400 aniversario de la llegada de Colón a las Américas. Ya en 2005 se completaron una serie de reformas que incluyeron nuevas fuentes rodeadas de plantas, y bancos de madera.
En los alrededores de Columbus Circle, podemos encontrar edificios tan espectaculares como la sede de la productora Warner, construido sobre el lugar que ocupaba el New York Coliseum. El complejo incluye un centro comercial de marcas de lujo, el Jazz at Lincoln Center, o los estudios de la CNN. En el lado noreste de la plaza se encuentra la Merchant´s Gate, un acceso a Central Park coronado con el USS Maine National Monument, un imponente conjunto escultórico realizado en memoria de los marineros asesinados a bordo del barco de guerra USS Maine, cuya misteriosa explosión en 1898 en el Puerto de La Habana, precipitó la guerra entre España y Norteamérica.
Hell's Kitchen
Vito Corleone a su llegada a Hell’s Kitchen

Al sur de Columbus Circle se encuentra Hell`s Kitchen, un barrio tradicionalmente marginal que ha ganado popularidad en los últimos años (hasta el punto de que se le ha cambiado el nombre por el mucho más integrador Clinton). En esta zona de Manhattan nacieron y vivieron Robert De Niro, Alicia Keys, o Silvester Stallone. Es el barrio en que Vito Corleone se instaló a su llegada de Sicilia, y el vecindario donde vivía Matt Murdock en Daredevil.

Pero nosotros nos dirigimos hacia el norte de Columbus, así que dejamos la intersección y caminamos por Columbus Avenue hasta llegar a la calle 62, donde se encuentra el Lincoln Center for the Performing Arts, nuestra siguiente parada, el complejo dedicado a las artes escénicas más grande del país.
Lincoln Center for the Performing Arts
New York City Ballet

Concebido como una proyecto de renovación urbana hace más de 50 años, este espectacular complejo se financió en gran parte por la fortuna de la familia Rockefeller. Sus principales edificios son la Metropolitan Opera House, el David Geffen Hall, sede de la Filarmónica de Nueva York, o el David H. Koch Theater, sede del Ballet de la ciudad de Nueva York. Además de otros como el Alice Tully Hall o la New York Public Library, que alberga unas de las mayores colecciones del mundo sobre música, danza y teatro (entre libros, archivos, manuscritos, vestuario, decorados, grabaciones, vídeos…). Se calcula que unos 5 millones de personas asisten cada año a las actuaciones programadas por el Lincoln Center, pero desde luego son muchas más las que pasean por su plaza principal o disfrutan de los conciertos y bailes que se celebran en ella en las noches de verano. Una opción más que recomendable, si ninguno de los espectáculos entra en vuestros planes por horario o presupuesto.

Continuamos por Columbus Avenue y giramos a la derecha a la altura de la calle 72, dirigiéndonos hacia Central Park. En la esquina de esta calle con Central Park West, llegamos a un singular edificio, el Dakota Building, escenario de los macabros acontecimientos en los que el 8 de diciembre de 1980 John Lennon fue asesinado a manos de David Chapman.
Dakota Building
Portada de Rolling Stone con una de las fotos realizadas por Annie Liebovitz el día del asesinato

Eran cerca de las 11 de la noche y Lennon y Ono regresaban a casa después de haber pasado la tarde en el estudio de grabación. Un aparente fan (que ya había sido fotografiado pidiendo un autógrafo al ex Beatle a la salida de éste del edificio horas antes), se acerca a John y efectúa 5 disparos, de los cuales 4 impactan en su cuerpo. Apenas 15 minutos después John Lennon moría en el St. Luke’s Roosvelt Hospital Center y una multitud se reunía a las puertas del Dakota para rezar y cantar las canciones del músico

Cruzando la calle y adentrándonos ya en Central Park, llegamos a Strawberry Fields, el lugar en el que días después del asesinato se reunieron cerca de 225.000 personas para llevar a cabo 10 minutos de oración silenciosa. John Lennon solía pasear por esta zona elevada, por lo que 5 años después de su muerte, su viuda Yoko Ono donó 1 millón de dólares para crear, junto con numerosos regalos de diferentes países, el monumento conmemorativo que podemos visitar hoy.
Una vez en Central Park, aprovechamos para recorrer la zona que se encuentra hacia el sur de la calle 65, en mi opinión, la más bella de todo el parque. En ella encontraréis, zonas de juegos, lagos con románticos puentes, pistas de patinaje y hasta un zoo. Todo ello rodeado de las inigualables vistas que ofrece Manhattan como telón de fondo.
Ya en la esquina sureste de Central Park, os encontraréis con la señorial Grand Army Plaza, presidida por el Plaza Hotel, un impresionante edificio de 1907, cuyas cubiertas recuerdan a las de un elegante château francés. Grandes edificios de apartamentos y restaurantes de lujo, completan la postal de esta Manhattan de precios estratosféricos situada junto a la 5ª avenida.
Comienza a caer la noche y nos dirigimos al suroeste, para afrontar la zona comprendida entre las calles 54 y 43 entre Times Square y la 8ª avenida, es decir, la de los grandes teatros de Broadway. Aquí no sólo podréis disfrutar de espectaculares teatros como el Lyceum o el New Amsterdamm, leyendas vivas de las artes escénicas, sino que también podréis visitar lugares tan míticos como el Actors Studio, donde estudiaron arte dramático actores como Marlon Brando, Marilyn Monroe o Al Pacino.
Wicked
Elphaba, la malvada (?) bruja del oeste en “Wicked”

Aunque la arquitectura es espectacular, lo que realmente os recomiendo es que entréis en uno de estos teatros y alucinéis con lo que sucede en el escenario. Hay musicales para todos los gustos y edades y os puedo asegurar que si encontráis el adecuado para vosotros, sentiréis emociones difícilmente alcanzables con otro tipo de espectáculo. Algo tienen que tener para que más de 10 millones de personas acudan cada año desde todos los puntos del planeta, para dejarse llevar cuando se levanta el telón!

Eso sí, acudid a las oficinas de TKTS situadas en Times Square (justo debajo de la gran escalera central) para adquirir las entradas. Es cierto que hay mucha cola. y también es cierto que hay que “pelear” por los mejores asientos, pero los descuentos llegan a ser de hasta el 70%, por lo que, teniendo en cuenta los elevados precios de las entradas, y sobre todo, si los musicales os gustan tanto como a mí y queréis ver más de uno, el esfuerzo está más que justificado.

Hasta mañana viajeros!

Información de utilidad
Time Warner Center: http://www.theshopsatcolumbuscircle.com/about/ 
Jazz at Lincoln Center: http://www.jazz.org/ 
Lincoln Center for the Performing Arts: http://www.lincolncenter.org/ 
TKTS: https://www.tdf.org/ 

 

Deja un comentario